Cinco playas secretas de Tenerife

Pequeñas y no tan pequeñas calas de arena negra y dorada se esconden a lo largo del litoral de la isla de Tenerife, descubrirlas no siempre es fácil, puesto que el acceso a muchas de ellas a veces es algo complicado por la orografía del terreno.

Nosotros nos hemos aventurado y por eso compartimos hoy contigo estos maravillosos rincones que nuestra paradisíaca isla nos ofrece. Solo te pedimos que las cuides como se merecen para que por muchos años más sigan manteniendo su encanto.

Playa de La Garañona – El Sauzal
Su acceso es bastante complicado pues se debe realizar partiendo desde la playa de Mesa del Mar. La Garañona se encuentra en el municipio del Sauzal y tiene una longitud de 1300 metros por 10 de anchura y es frecuentada a menudo por nudistas. Desde el mirador de mismo nombre se tiene una vista increíble de la misma.

Playa de La Garañona
Playa de La Garañona

Playa de Benijo – Santa Cruz de Tenerife
De arena volcánica negra y grava la playa de Benijo no es tan secreta como la anterior pero sus enamoradizos atardeceres nos han obligado a incluirla. Se encuentra en el municipio de Santa Cruz de Tenerife.

Playa de Benijo
Playa de Benijo

La Caleta – Adeje
Si dejamos atrás la zona más turística del municipio de Adeje nos encontramos con una tranquila localidad llamada La Caleta, cuyo litoral está formado por varias calas naturales de arenas negra y dorada casi solitarias donde darse un baño se convierte en todo un ritual de serenidad y desconexión de la rutina diaria.

Playa Diego Hernández
Playa Diego Hernández

Playa de Masca – Buenavista del Norte
Esta tímida cala de arena negra volcánica y callaos coronada por los Acantilados de los Gigantes es el punto final del sendero de Masca que discurre por el barranco del mismo nombre. Para acceder a esta playa debe realizarse el citado sendero o por barco desde el Puerto deportivo de los Gigantes.

Playa de Masca
Playa de Masca

Playa Montaña Amarilla – San Miguel de Abona
Declarada monumento natural esta playa es uno de nuestros rincones favoritos, las extravagantes siluetas que las olas han dibujado en las amarillas rocas del litoral hacen que sea mágica. Pese a que la arena escasea puesto que es de callaos hay un solarium artificial con escaleras para acceder al mar directamente. Se llega a pie desde Ten-Bel.

Playa Montaña Amarilla
Playa Montaña Amarilla | Davide Zanchettin
Compartir