Ten-Bel: un paraíso vacacional en el olvido

De ciudad de vacaciones a ciudad fantasma

Recientemente, a raíz de un reportaje emitido por la cadena Cuatro sobre paraísos abandonados, donde se comparaba el estado actual de Ten-Bel con Chernóbil, Ucrania; que fue abandonada, tras un accidente nuclear en abril de 1986, se ha disparado el interés por esta localización del municipio de Arona.

Ten-Bel fue un proyecto turístico reconocido internacionalmente, con el que el millonario belga Michael Albert Huygens, decidió crear una ciudad turística con hoteles, apartamentos, grandes jardines y parques, zonas de ocio y hasta una piscina natural única hasta el momento. Su nombre es un acrónimo que significa Tenerife – Bélgica.

fue el modelo de ciudad de vacaciones que imitaron otros enclaves como marina d’or.

La época dorada de Ten-Bel fueron los años 70 y 80, tiempos en los que pasó al panorama internacional, convirtiéndose en un gran atractivo para miles de turistas que veían en él, un lugar idóneo para disfrutar del descanso y de los mejores servicios.

En torno al año 2003 con la muerte del propietario de la ciudad turística, comenzó el declive del glorioso atractivo del lugar. Los terrenos se vendieron pronto a diversas empresas, y las urbanizaciones de este enclave fueron vendidas por poco dinero.

A día de hoy, el complejo presenta un estado más que lamentable. El edificio principal que albergaba tiendas, restaurantes, oficinas y hasta una gran discoteca famosa en toda la isla, son presa del abandono y el vandalismo. Así como las amplias zonas de ocio, paseos y jardines que rodean el entorno que están colmadas de basura, cristales rotos y animales muertos que nadie recoge.

Ante las innumerables quejas del vecindario, el Ayuntamiento de Arona se pronunció una y otra vez indicando que no puede gestionar los servicios básicos en esta zona, porque se trata de un terreno privado.

En las urbanizaciones cercanas viven miles de vecinos y vecinas. Estos son los que sufren las consecuencias de esta desidia, que recordemos, fue todo un referente turístico en Tenerife.

Quizás el recuerdo más vivo de lo que fue un día, sea su imponente torre rectangular que puede verse a kilómetros de distancia.

Déjanos tu opinión sobre el artículo